Nos encontramos con un shooter cooperativo bastante original en temática y ejecución. Nos metemos en la piel de un ladrón que intenta dar un gran golpe. Este puede ser desde robar coches de lujo a un gran banco, pasando por colarse en un museo o robar alijos de droga.

Ofrece una gran variedad de misiones con diferentes objetivos y formas de llevarlas a cabo. Algunas solo puedes hacerlas en sigilo, otras abriéndote paso a tiros. A veces resulta divertido ver cómo todo tu plan para colarte sin ser visto se va al garete porque un guardia está justo al doblar la esquina.

Os resumo mi experiencia “in game”: Cuando me dispuse a jugarlo pensé “¡Genial! Un juego donde puedo poner a prueba mis habilidades gatunas”, pero en el momento en que me metí por primera vez en una partida mi pasé al desconcierto absoluto. Polis por todos lados, balas silbando sin cesar y una lanza térmica tratando de agujerear la puerta acorazada. Allí estaba yo, vestido con traje y corbata y con una miserable pistola en la mano mientras el enemigo usaba ametralladoras y rifles de francotirador. Fue un caos y el golpe no salió bien.

01
Caos absoluto

Sin embargo, después de un par de partidas empiezas a cogerle el tranquillo, planificas el robo, estudias los movimientos de los guardias, sorteas las cámaras de seguridad (te resistes a la tentación de pegar un tiro a ese civil situado en el peor sitio posible). Resulta bastante satisfactorio cuando consigues agenciarte lo que has venido a buscar. Y en más de una ocasión te entran unas ganas hasta de vaciar los bolsillos del guardia. En serio, en mi afán codicioso me he situado tan cerca de un centinela que podría haberle susurrado al oído.

Cada vez que completas un golpe recibes experiencia que se convierte en puntos cada vez que subes de nivel. Dichos puntos los empleas en subir habilidades que te ayudan en tu estilo de juego. Al tener varios sets en los que puedes usar diferentes armas, armaduras y habilidades, puedes elaborar builds específicas para las misiones. Es bueno tener una ranura dedicada al sigilo potenciando la ocultación y armas silenciosas, pero también lo es tener otra dedicada a la artillería pesada o a la esquiva por si el golpe va a ser por todo lo alto.  Cada vez que llegas al máximo nivel (100) tienes la opción de subir la infamia. Hacer esto conlleva volver a empezar de cero subiendo nuevamente los niveles. En cambio te proporciona un punto de infamia que puedes gastar en un potenciador permanente de experiencia para subir más rápido o en máscaras.

builds.png
¡Hu-Ha! … esta sí, esta no…

Las máscaras, el gran encanto de este juego. No proporcionan ninguna ventaja, aunque sí otorgan un toque distintivo y hasta divertido.

La comunidad del juego es en general bastante buena y activa. Los jugadores suelen tener paciencia con los novatos que hacen saltar la alarma. Y suelen ayudar a conseguir logros. Aunque, en mi opinión, lo mejor es rodearse de unos amigos y coordinarte con ellos. Dividirse las tareas hace todo más sencillo, aunque también incrementa las posibilidades de ser descubierto.

Pero sobre todo, nunca, y remarco NUNCA, juegues con un amigo que acaba de llegar de empalme tras una noche de fiesta y tiene que hacer algo de tiempo mientras se le pasan los efectos del alcohol. Yo lo hice y aquello fue como ir perfectamente camuflado por las sombras de un callejón oscuro en plena noche sin luna y de repente una feria se pone en marcha justo detrás de ti con todo tipo de luces de neón y música cañera a todo trapo.

Fuera del juego disponen de un ARG (Alternate Reality Game) bastante bueno. Se trata de animar a los jugadores a descubrir secretos dando pistas en redes sociales, foros o incluso eventos. Es una forma de seguir despertando el interés y volver a jugar para descubrir nuevos secretos. En verdad se aprecian estos detalles. Los verdaderos forofos se devanan los sesos mientras que algunos curiosos casuales siguen el progreso como si se tratase de una serie en Netflix. Un ejemplo es el Overdrill, una especie de golpe mayor oculto tras otro ya de por sí grande.

En definitiva Payday2 es un juego bastante completo y divertido que se desmarca un poco de lo común para ofrecer una alternativa que puedes jugar de forma casual (incluso llegando de fiesta a las 5 de la mañana), solo o con amigos.

Viste tu mejor traje, ponte tu más preciada máscara y saca a relucir tu arma preferida. El dinero te espera tras la cámara acorazada.

 

– GatitoJosh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s